Estudiantes de Harvard observan la lucha contra pasteras

February 24, 2007

Muchos de ellos no conocen Latinoamérica, ni Argentina, como tampoco estaban, al llegar a Gualeguaychú, muy empapados en el conflicto que existe entre estos dos países de Sudamérica por la instalación de una papelera. De manera clara y objetiva, Susana Padín, la secretaria de la Asamblea Ambiental Ciudadana, los puso en tema y respondió a cada una de las preguntas que formularon los estudiantes del College Harvard, que llegaron a ayer a nuestra ciudad para conocer qué pasa en esta ciudad, que los vecinos son capaces de organizarse pacíficamente y cortar un puente esperando que los gobiernos que los conducen den solución al conflicto.

Se trata de diez jóvenes de 20 y 21 años pertenecientes a Sophmore y Senior del College Harvard, la reconocida universidad estadounidense, que cursan sus estudios en diferentes orientaciones como gobierno, economía, antropología, lingüística, fotografía y diseño. Su coordinadora en Argentina, María José Ferreyra, les presentó tres lugares con temáticas diferentes para observar: Baradero y el fenómeno agrícola de la Pampa húmeda; el Plan Estratégico de Rosario y el movimiento social generado en Gualeguaychú por su lucha contra la instalación de las pasteras. Luego, los estudiantes elegirán cuál de los tres temas es el más interesante para elaborar un informe y elevarlo a su universidad.

Sin problemas, reconocieron ante El Día no estar muy al tanto del conflicto y los porqués, pero muchos de ellos sí demostraron interés en conocer más profundamente la problemática. Kenny Mc Kontey, por ejemplo, uno de los que más preguntas formuló a la secretaria de la Asamblea, comentó que hace dos años estuvo trabajando de guardaparque en Perú, en un lugar donde la gente también lucha contra la contaminación de las aguas, pero por el efecto del fósforo. “Estas cuestiones significan ventajas para algunas personas y desventajas para otras”, opinó.

En sus consultas insistieron en saber qué tecnología utilizaría Botnia, que características tiene el río Uruguay, qué distancia nos separa de la planta, desde Gualeguaychú y desde Ñandubaysal, y también por qué los fraybentinos no entienden los perjuicios que los gualeguaychuenses anuncian que llegarán cuando la planta comience a trabajar.

En un español que se entendía casi perfectamente,-algunos de ellos están perfeccionando nuestro idioma-, los jóvenes no quisieron tomar postura ni opinar específicamente sobre este caso puntual. Sólo coincidieron en manifestar que el conflicto “representa un microcosmos de la lucha mundial entre las fuerzas de los negocios y las de quienes tratan de mejorar el medio ambiente; es una lucha que no va a desaparecer por muchos años. La situación que se da acá es muy interesante para entender lo que va a pasar en todo el mundo en los años que vienen”.

Source: El Día de Gualeguaychú